Querido futuro

Partamos de la base de que me quiero. A veces mucho, a veces a ratos... Partamos de la base de que no soy ni la mitad de la persona que quiero llegar a ser y que me quedan 1000 objetivos por cumplir. Aunque a veces se haga cuesta arriba y tengamos que sacar fuerzas de donde no las tenemos. Hay un refrán que dice ‘uno no sabe lo mucho que es capaz de soportar hasta que ser fuerte es la única opción’.

Bien, el mes de febrero me ha hecho una persona fuerte, más si cabe de lo que ya de por sí, creo ser. Muchas veces se nos juntan varias cosas en la vida (una gran decepción, excesiva acumulación de trabajo, una operación…) que hacen que quieras salir corriendo y evadirte del mundo, pero el mundo tiene pensando para ti que no, que te toca quedarte y torear todas las pruebas que te mande porque de lo malo también se aprende, señores! 😉

Supongo que muchos de vosotros sabéis de lo que estoy hablando, porque habréis pasado por momentos así. Momentos en los que cogerías la maleta y te irías lejos para no volver, pero sabes que no puedes. Que nadie dijo que la vida fuera fácil.

Y entonces; te das cuenta, de algo que ya sabes pero que no recordabas: tu familia y tú. Esa a la que no llamas ni pasas a ver tanto como te gustaría porque “ no tienes tiempo” o tienes “ otras cosas más importantes que hacer”, pero que es la única que nunca falla y a la cual echaras de menos el día que no esté. Esa que te conoce a la perfección y con la que te puedes enfadar miles de veces que siempre vuelve. Abramos los ojos señores.

“En la vida hay que tener actitud” y “Solo lo que suma” son dos de los lemas que me he impuesto para este nuevo año, del cual quedan muchos meses por delante y en nuestras manos está que sea para recordar. Reflexionemos! 🤔

En breve estoy de vuelta
Besos para todos 😍






Querido pasado: Gracias por las lecciones Querido futuro: Estoy lista

CONVERSATION

0 comments:

Post a Comment

Back
to top